Unterschiede

Hier werden die Unterschiede zwischen zwei Versionen gezeigt.

Link zu dieser Vergleichsansicht

Beide Seiten der vorigen Revision Vorhergehende Überarbeitung
Nächste Überarbeitung
Vorhergehende Überarbeitung
i_quan_creieu_que_arribeu_sapigueu_trobar_noves_sendes [2012/06/19 02:23]
ana
i_quan_creieu_que_arribeu_sapigueu_trobar_noves_sendes [2018/01/11 10:31] (aktuell)
Zeile 1: Zeile 1:
 ====== I quan creieu que arribeu, sapigueu trobar noves sendes. ​ ====== ====== I quan creieu que arribeu, sapigueu trobar noves sendes. ​ ======
  
-Limpió con dedicación,​ esmero y paciencia, como hace ella todo, los chalecos salvavidas, las alfombras, la barquita, repinto el nombre, limpio la cubierta centimetro a centímetro,​ y todo lo que se le puso delante. Y ayer se volvió a embarcar. Cuando llegamos a la marina de Praia Vitoria, ya amarrados vimos llegar un barco rojo con una guapa marinera de pelo moreno y sonrisa amplia lanzando la amarra. No es frecuente por estos puertos ver marineras de piel morena, pues todos los barcos son de alemanes, ingleses o franceses. Somos pocos los españoles que surcan los mares. Nos basto vernos para reconocernos y conocernos como si siempre nos hubiéramos conocido. Venían de Madagascar con un barco rojo con un símbolo celta pintado en el casco con muchas aventuras dentro. El gallego, ella de Cartagena. Y como siguiendo la linea del símbolo celta empezamos a hablar en espiral hasta que se fueron. Y se llevaron a Andrea! Se la llevaron a la siguiente isla en un barco como el nuestro, forrado de madera por dentro y con la solera que da el llevar muchas millas recorridas y mucha vida dentro. Un Amphora, hermano pequeño del Amphitrite, pero no pequeño en hazañas!. Su capitán Gonzalo, hijo de una aragonesa del Sobrarbe ;), ha recorrido los siete mares y sus ultimas travesías siempre acompañado de Ana. Que maravilla encontrarlos y hablar y contar y cantar... largo largo sin tener en cuenta como pasa el tiempo. ​+Limpió con dedicación,​ esmero y paciencia, como hace ella todo, los chalecos salvavidas, las alfombras, la barquita, repinto el nombre, limpio la cubierta centimetro a centímetro,​ y todo lo que se le puso delante. Y ayer se volvió a embarcar. Cuando llegamos a la marina de Praia Vitoria, ya amarrados vimos llegar un barco rojo con una guapa marinera de pelo moreno y sonrisa amplia lanzando la amarra. No es frecuente por estos puertos ver marineras de piel morena, pues todos los barcos son de alemanes, ingleses o franceses. Somos pocos los españoles que surcan los mares. Nos basto vernos para reconocernos y conocernos como si siempre nos hubiéramos conocido. Venían de Madagascar con un barco rojo con un símbolo celta pintado en el casco con muchas aventuras dentro. El gallego, ella de Cartagena. Y como siguiendo la linea del símbolo celta empezamos a hablar en espiral ​sin fin hasta que se fueron. Y se llevaron a Andrea! Se la llevaron a la siguiente isla en un barco como el nuestro, forrado de madera por dentro y con la solera que da el llevar muchas millas recorridas y mucha vida dentro. Un Amphora, hermano pequeño del Amphitrite, pero no pequeño en hazañas!. Su capitán Gonzalo, hijo de una aragonesa del Sobrarbe ;), ha recorrido los siete mares y sus ultimas travesías siempre acompañado de Ana. Que maravilla encontrarlos y hablar y contar y cantar... largo largo sin tener en cuenta como pasa el tiempo. ​
  
 Se fueron y nosotros seguimos limpiando, recogiendo, guardando, recordando y ..... soñando en encontrar nuevas sendas. Se fueron y nosotros seguimos limpiando, recogiendo, guardando, recordando y ..... soñando en encontrar nuevas sendas.